Momentos Victoriosos™ Gilberto Adame: “Hoy, gracias a 3 ángeles, aún sigo con vida”

Gilberto Adame shows his painting. It is a painting of trees in front of mountains at night. There is a white rabbit in the bottom corner. Parkinson's

En la Davis Phinney Foundation tenemos la misión de ayudar a las personas con Parkinson a Vivir Bien Hoy. Con esta serie de testimonios, titulada Momentos Victoriosos™, queremos compartir y celebrar las historias de personas con Parkinson que sean fuente de inspiración y esperanza para nuestra comunidad de habla hispana.

Hoy nos complace compartir un nuevo Momento Victorioso presentando a Gilberto Adame desde Phoenix, Arizona (EE. UU.).

Mi nombre es Gilberto Adame, nací en Tecate, Baja California (México). En el año 2016 fui diagnosticado con Parkinson y esta es mi historia.

Yo trabajaba en una compañía de construcción en Los Ángeles California, donde ejercía como supervisor y mayordomo de todos los que trabajaban en esa empresa, unos 69 empleados, más o menos, bajo mi responsabilidad. Trabajé en esa compañía 23 años, mi entrada en la mañana era a las 5 am, sin una hora predeterminada de salida. 7 días a la semana un promedio de 14 horas diarias. Esto sucede en un lapso de 17 años -los primeros 6 años labrando mi camino hacia puestos de supervisión.

Man smiling with boxing glovesNo recuerdo exactamente cómo o qué me afectó, pero un día llegué a casa con los nervios muy alterados y le dije a mi esposa que me sentía mal y ella me dijo que fuéramos al doctor. Dejé pasar los días y me puse aún peor, me dolía todo el cuerpo, mis pasos se hicieron más lentos y mi espalda se me empezó a curvear, era obvio que tenía que ir a ver a mi doctor.

Al llegar con mi doctor me hicieron un sinfín de estudios y no me encontraron nada. Me dijeron que sólo era inflamación en los músculos, me dieron pastillas y me mandaron a casa, después de varias semanas ya mis piernas no me sostenían y me empezaron los ataques de pánico y ansiedad.

Mi esposa me dijo “es tiempo de ir al hospital”, así que me llevaron y me internaron por no poder caminar. No fue sino hasta el quinto día de estar hospitalizado cuando llegó un doctor neurólogo y me hizo toda clase de estudios y me dijo las palabras que hasta el día de hoy no se me olvidan: “¡Usted tiene Parkinson!” Sentí que me echaban un bote de agua fría y quería que en ese momento me tragara la tierra, los ataques de ansiedad y pánico se hicieron aún más fuertes. Yo ya no podía dormir, ni siquiera comer, ¡me estaba dejando morir! Después me pusieron en una casa de recuperación por 10 días y me puse aún peor.

Como si lo que me estaba pasando fuera poco, me golpeó una depresión de la cual no quisiera ni acordarme, pero Martha mi esposa ella no me dejo caer. Ella ha estado siempre a mi lado, nunca me ha dejado ni me ha reprochado lo que aún hasta la fecha de hoy hace por mí. Fue entonces que dejamos de vivir en Los Ángeles, California y nos mudamos para Tucson, Arizona. Ahí estuvimos viviendo por 2 años y luego nos movimos a Phoenix, Arizona, que es donde ahora vivimos. Aquí fue que mi doctor de cabecera me mandó al Muhammad Ali Parkinson Center con el que se convertiría en mi neurólogo -¡y quien, a su vez, me puso en contacto con Claudia (Martínez) y Ruby (Rendón)! Ellas dos, junto con mi esposa, me sacaron de la depresión en la que yo había caído y hoy, gracias a estos 3 ángeles, aún sigo con vida.

Man paintingHoy, después de una exitosa cirugía de DBS (estimulación cerebral profunda - DBS por sus siglas en inglés), mi calidad de vida se fue a un 200 por ciento mejor que como yo estaba. Y es que ya había tocado fondo y solo me agarré de Dios y de mis 3 ángeles y voy para arriba. Ahora ya puedo caminar, ya puedo manejar y hago muchas cosas más. Voy al gimnasio casi todos los días y me estoy ahí por un par de horas y me siento muy bien. Sí hay veces que no puedo dormir o levantarme, pero eso es normal, es parte de esta enfermedad.

Hoy, gracias a Ruby Rendón (Coordinadora del Programa de Outreach Hispano en el Muhammad Ali Parkinson Center), me dedico a platicar con pacientes que se van hacer esta cirugía (DBS), y ya nomás estoy esperando que la Davis Phinney Foundation -que es donde Claudia trabaja- ofrezca el entrenamiento en español para hacerme oficialmente Embajador Líder y así poder ayudar a las demás personas que padecen de esta enfermedad que no tiene cura llamada Parkinson.

Muchas gracias,

Gilberto Adame

 

COMPARTA SU VICTORIA

Nos encanta destacar a personas de nuestra comunidad de Parkinson que personifican el concepto de Vivir Bien Hoy. Su historia, al igual que la de Gilberto, podría ser destacada en nuestro nuevo sitio web en español para que otros se beneficien de sus experiencias personales y sus victorias.

Envíenos su Momento Victorioso completando este cuestionario y comparta su historia con la comunidad de Parkinson de habla hispana.

Share this post on social:

Para recibir información y noticias actuales suscríbete a nuestra lista de correo electrónico.

Related Posts

Back to top